3 películas alemanas imprescindibles

septiembre 26, 2016
alemania

El cine alemán es muy atractivo y tiene un gran prestigio no solo en Europa sino en el mundo entero. Con el paso del tiempo han ido consolidándose como grandes cineastas, y en los últimos años también se han subido al boom de las series. Con una estética muy concreta, el German porno XXX te cautivará desde el primer momento.

Joyas del cine alemán

El Submarino

Es una película de submarinos dirigida por Wolfgang Petersen en 1981, que a diferencia de las películas del género hechas en Hollywood retrata el lado humano y heroico de la tripulación de un submarino alemán, que debe cumplir peligrosas misiones mientras es cazado por sus enemigos durante La Segunda Guerra Mundial. Das Boot es una película larga (150 minutos) y claustrofóbica, en la cual se muestra de una manera muy creíble la falta de espacio, la tensión y el miedo que pasaron los tripulantes de los subamrin0s durante la guerra.

El submarino Uno-96 emprende un viaje de patrullaje al océano Atlántico consiguiendo destruir con sus torpedos un convoy de naves británicas. Después de completar la misión, el Uno-96 se ve obligado a pasar el estrecho de Gibraltar, en medio de un férreo bloqueo británico, intentando dejarse traer por la corriente para no hacer ningún ruido con sus máquinas.

En un lugar de África

Esta película que ganó Oscar a la Mejor Película Extranjera en 2002, está basada en hechos reales. Se trata de una adaptación de la novela autobiográfica de Stefanie Zweig, quien en 1938, con seis años de edad, huyó con sus padres desde su Alemania natal hasta Kenia, al momento en que se desataba la persecución nazi contra los judíos.

Al principio, los que peor llevan la integración en el nuevo continente son los padres de la protagonista, Regina, puesto que se ven obligados a trabajar mucho llevar, cosa a la que no están acostumbrados. Además no pueden dejar de pensar en los familiares que han dejado en su país natal. Sólo Regina parece sentirse a gusto en el nuevo país gracias en gran medida a uno de sus criados con el cual Regina tiene una muy buena relación.

Good bye, Lenin!

Poco antes de la caída del muro de Berlín una mujer comunista de Alemania del Este cae en coma y ocho meses después recupera el conocimiento. Su hijo Alex tiene que evitar que su madre tenga el más mínimo sobresalto, pues podría suponer una recaída. Sabiendo que ella es una comunista convencida, decide ocultarle los cambios ocurridos estos meses convirtiendo el apartamento familiar en una isla anclada en el pasado, una especie de museo del socialismo en el cual su madre viva cómodamente creyente que nada ha cambiado incluso con nuevos logros del paraíso socialista. Pero claro, resulta difícil conseguir productos que ya no se fabrican, y que han sido sustituidos por marcas procedentes del mundo capitalista.

#Cine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*